Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Depilación e irritación de la piel:

Depilación e irritación de la piel:

trucos para evitarla

Volver

Eliminar el vello de cualquier parte del cuerpo no tiene por qué dejarte la piel irritada, roja o con molestias como el picor o el escozor. Sea cual sea el método que utilices para hacerlo, hay ciertos consejos que puedes aplicar antes, durante y después de la depilación para que tu epidermis no sufra y evitar la irritación. ¡Toma nota de ellos!

A tener en cuenta…

Cada piel es diferente y reacciona de forma distinta ante un agente externo como es la depilación. Por este motivo, hay gente que puede sufrir mucha irritación o a la que le pueden salir granitos tras depilarse y otras que, por el contrario, no suelen tener este problema. En cualquier caso, tomar las siguientes precauciones para aplicar antes, durante y después de la depilación favorecerá el cuidado de tu piel y reducirá el riesgo de sufrir incómodas irritaciones.

Antes de la depilación

Una práctica que te ayudará a que la depilación sea menos agresiva para tu piel es la exfoliación. De esta forma conseguirás que los poros estén más abiertos y, por lo tanto, facilitarás la salida del vello. Esto también evitará que tengas que hacer varias pasadas por la misma zona para eliminarlo por completo y, en consecuencia, el impacto sobre la piel será menor. La exfoliación también minimizará la aparición de pelos encarnados o granos.

Exfoliación
Polvos de talco

Durante la depilación

Tras la exfoliación, ten en cuenta que la piel debe estar totalmente limpia y seca en el momento de empezar a depilarla. De hecho, aplicar un poco de polvos de talco sobre la piel, especialmente en el caso de la cera, puede ayudar a prevenir incómodas irritaciones.

También es importante el método de depilación elegido. Todos pueden causar cierto grado de irritación, pero merece la pena que conozcas los beneficios y la mejor forma de preparar tu piel en cada caso.

Métodos de depilación más habituales

1Cuchilla

Si optas por el método de la cuchilla, cámbiala con frecuencia de forma que las hojas estén siempre afiladas para garantizar el mejor resultado y evitar tener que dar varias pasadas o ejercer demasiada presión sobre la piel.

Recuerda también depilarte siempre en la dirección en la que crece el pelo para reducir el riesgo de pelos enquistados o encarnados.

Por último, ten en cuenta que no es recomendable depilarse haciendo uso de agua y jabón, ya que eso reseca la piel y la hace más propensa a irritarse. Es preferible utilizar una crema o gel de afeitar.

Cuchilla
2Cera

Antes de aplicarla, intenta asegurarte de que la cera en cuestión no tenga ningún ingrediente que pueda desencadenarte una reacción alérgica y, si tienes la piel especialmente delicada, recuerda que existen algunos modelos específicos para pieles sensibles que te pueden evitar efectos secundarios negativos.

En el caso de la cera, es especialmente recomendable la aplicación previa de polvos de talco sobre la piel para una mejor adherencia.

Recuerda comprobar la temperatura de la cera antes de aplicarla sobre la piel para evitar posibles quemaduras.

Igual que en el caso de la cuchilla, aplica la cera por secciones según la dirección del crecimiento del pelo.

Cera
3Máquina eléctrica

La exfoliación previa facilita una experiencia más cómoda y reduce el riesgo de vellos enquistados cuando vuelven a crecer.

El beneficio de la máquina eléctrica respecto a la cera es que permite retirar vellos más cortos. De hecho, se recomienda que el vello no supere los 5 mm de largo. Cuanto más cortos son, menos dolorosa será la depilación.

Depílate moviendo la máquina en la dirección del crecimiento del vello. Será mucho más cómodo y eficaz si, al mismo tiempo, estiras un poco la piel para tensarla.

Máquina eléctrica
4Láser

En el caso de la depilación láser es especialmente importante tener la piel hidratada también antes de empezar el proceso. De esa forma evitarás que la piel se reseque y agriete al aplicar el láser. La exfoliación también será beneficiosa.

Tras la depilación láser, debes evitar la exposición directa de la piel al sol y a los rayos UVA durante dos semanas después de la sesión. También es conveniente evitar esa exposición durante las dos semanas previas.

La hidratación después del láser también debe ser una de tus prioridades. Opta por productos con propiedades regeneradoras o calmantes.

Láser


Después de la depilación

Sea cual sea el método de depilación que hayas elegido, lo más importante después de la depilación es aliviar la piel con el producto más adecuado.

Talquistina Loción es el producto ideal para el alivio de la irritación y el escozor en la piel tras la depilación. Con sus componentes Calamina y Rhamnosoft, que alivian el picor en la piel motivado por causas cotidianas, será tu mejor aliado para conseguir que la epidermis se recupere lo más rápido posible tras la depilación. Además, su textura ligera es de cómoda aplicación y de absorción muy rápida. No mancha la ropa, por lo que no tendrás que esperar para vestirte.

Otros consejos que puedes aplicar tras la depilación es no ducharte con agua muy caliente ni usar ropa sintética o muy apretada que roce la piel.

Loción después del depilado