Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Todo sobre el cuidado de la piel en verano

Todo sobre el cuidado de la piel en verano

Volver

Sí, ha llegado el verano y con él el buen tiempo, el solecito, la terracita y el helado. ¡Estamos de enhorabuena! Pero con el verano también llega la luminosidad intensa del Sol, el baño en aguas cloradas, una alta temperatura, la escasez de lluvia y mayor presencia de mosquitos. Todos ellos son factores que pueden deteriorar el estado de nuestra piel, por ello es conveniente que la cuidemos especialmente en verano.

Otro factor muy importante que suele verse alterado durante el verano es la dieta. Un cambio de dieta, para bien o para mal, comportará una alteración en nuestro organismo y tiene una repercusión directa en el estado de nuestra piel.

Pero no debes preocuparte, cuidar de tu piel en verano es muy sencillo. ¿No sabes cómo hacerlo? Aquí te lo enseñamos.

Continúa con tu exfoliación

El proceso del exfoliado es uno de los pilares fundamentales del cuidado de la piel para todo el año, pero cobra especial importancia en verano. Debido al maltrato que damos a nuestra piel con aguas cloradas, ambientes secos y exposición al Sol puede haber un aumento de células muertas.

Mantén una rutina de exfoliación para que tu piel pueda renovarse en su totalidad. Asesórate sobre el uso de cremas y productos para peeling.

Continua tu exfoliación
Limpieza e hidratación

Limpieza e hidratación

Después de la exfoliación es importante hidratar bien la piel con tratamientos eficaces y profundos. Una buena crema emoliente que hidrate en profundidad es básica para una piel sana.

¿Cuándo aplicarla? Teniendo en cuenta que el calor y el aire acondicionado secan nuestra piel, lo mejor es aplicar la crema después de una ducha, cuando la piel está higienizada y semihúmeda.

Crema protectora siempre

Debes hacer uso de una crema protectora de alta calidad ante cualquier exposición a los rayos solares. A ser posible deberás utilizar el máximo nivel de protección que toleres. No olvides ir aplicando más crema solar conforme prolongues el tiempo en el que te expones a la radiación del Sol.

Crema protectora
Dieta equilibrada

Dieta equilibrada

Una dieta poco saludable está muy vinculada a ciertas enfermedades cutáneas como el acné o la dermatitis atópica. Si aún no es suficiente como para motivarte a seguir una dieta equilibrada debes saber que un gran beneficio de adquirir este sano hábito sería lucir una piel con mejor apariencia por más tiempo.

Así es, el uso de cremas anti-envejecimiento puede ser efectivo, pero lo es mucho más seguir una dieta que proporcione a tu piel todos los nutrientes que necesita.

Modera el uso y consumo de alchohol

El alcohol que contienen los perfumes y las aguas de colonia puede ser dañino para tu piel, especialmente bajo la radiación solar, condición en la que podría causar manchas y enrojecimiento.

Además, ingerido, el alcohol acelera la degradación natural del colágeno de la dermis.

Pero no dejes que moderar el alcohol altere tus planes veraniegos, puedes sustituirlo por infusiones frías, zumos naturales o ricos batidos de frutas.

Moderar consumo alcohol
Piel tatuada

Piel tatuada

Si el tatuaje es reciente no podrás bañarte en la playa ni en la piscina. La exposición directa a los rayos solares y al agua debe esperar al menos tres semanas después de la última sesión de tatuaje. Si el tatuaje es antiguo, debes prevenir su deterioro mediante una buena hidratación con cremas específicas para el cuidado de tatuajes y utilizar cremas de protección solar.

Evita las rozaduras

Las zonas que están en contacto de manera continuada suelen sufrir especialmente las consecuencias del calor y la humedad. Protege muslos, axilas y cuello con cremas anti-rozaduras y utiliza prendas de vestir que se interpongan ante el contacto de tu piel.

Aplica este consejo con más hincapié en caso de que vayas a hacer deporte o a caminar al aire libre. A más humedad y calor, peor resultado para la piel en contacto.

Evita las rozaduras